lunes, 23 de agosto de 2010

Toy Story 3

Pixar se ha vuelto ha superar un año más con la creación de Toy Story 3. La vi hace poco en el cine, no pude ir a verla antes por culpa del "siempreocupadohaciendocosas" SKR que estaba de misión especial por lares extraños de esta nuestra península y como ir al cine solo para mí es la cosa más triste que existe en el mundo pues tuve que esperar impacientemente. Pero la espera valió la pena.


Toy story 3 es una explosión de imaginación que hacía tiempo que no veía por ningún lado, la manera en que cuidan cada pequeño detalle es impresionante. Es una de esas pelis que no te importa pagar (obligatoriamente) para verla en una porquería de 3D, que por cierto aun sigo sin entender a quien le gusta ver la pelis así (ya tocaré este tema otro día), porque el film realmente lo vale. Creo que es la primera vez que una tercera parte me parece la mejor de las tres (El Señor de los Anillos no cuenta porque son todas una sola).
Sin duda es una película digna para cerrar la gran historia que era Toy Story, con un final que a más de uno le tocará la fibra sensible. Aun recuerdo la escena del incinerador gigante, con el corazón en un puño y sin creerme lo que estaba viendo, igual que cuando era un niño.
Falta decir que Pixar, como es normal en ellos, siempre investigan a fondo para sus largometrajes y para Toy Story 3 se dedicaron a visitar guarderías, jugueterías, basureros y incluso fueron a Alcatraz para ver como era la vida en prisión. Para la creación de los personajes humanos se fiaron en sus propios hijos y utilizaron anécdotas de su vida para dar vida al argumento (la confusión de la madre con la bolsa de los juguetes le pasó al propio director del film, pero el no tuvo la misma suerte que Andy). Una lástima que la gran mayoría de estudios no sigan su ejemplo y te quieran colar la primera gilichorrez que les pase por la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada