viernes, 12 de noviembre de 2010

Dino de Laurentiis RIP

Dino de Laurentiis, productor esencial en la historia del cine italiano en los años 50 y 60 y en el devenir del cine-espectáculo en coproducción, nunca engañó a nadie. Él estaba en el cine para hacer negocio; si además sus películas eran arte, tanto mejor. En febrero de1983, en la rueda de prensa de presentación del rodaje de Dune, declaró lo siguiente: «Soy un hombre de espectáculo, alguien que hace películas para divertir. Yo busco que quien paga en taquilla se divierta, y si hay mensaje en la película es cuestión de l que quiera interpretarlo. Me interesé en Dune después de saber que la novela había vendido 20 millones de ejemplares, lo que implica la posibilidad de unos 80 millones de lectores». Podrá decirse más alto, pero no más claro.
De Laurentiis, fallecido ayer en Los Ángeles a los 91 años, pertenecía a una estirpe similar a la de los viejos magnates de Hollywood, aunque él trabajó en Europa durante buena parte de su carrera e invirtió en autores del prestigio de Federico Fellini, Luchino Visconti y King Vidor.

Produjo Barbarella, Barrabás, Serpico, Los tres días del cóndor, el primer remake de King Kong, Mandingo, la estrafalaria versión de Flash Gordon con música de Queen, Conan el bárbaro, La zona muerta, Manhattan Sur, El huevo de la serpiente, Hannibal, U-571 y El dragón rojo.
Será recordado sobre todo por llevar a cabo Dune, película en la que habían fracasado antes muchos productores, su hija le recomendó un joven David Lynch, luego colaborarían en una obra básica del cine que es Terciopelo Azul.
Descanse en paz, una gran perdida para el cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada