sábado, 2 de octubre de 2010

Gantz, más perturbador que nunca

Las lineas que actualmente estáis leyendo originalmente iban a tratar sobre el regreso de One Piece después de su parón de cuatro semanas, pero, aunque me haya gustado mucho su regreso, tengo que reconocer que hay muy poco donde rascar como para dedicarle una entrada, además de que creo yo que no tendría mucho interés. Sin embargo, One Piece no es el único manga que sigo, también está Gantz, del cual me acabo de poner hace poco también al día y de este si que hay cosas que contar.

Gantz, para quién no lo sepa, es un manga de género seinen (para público más adulto) creado por Oku Hiroya que trata sobre un grupo de personas que después de morir aparecen en un piso con una gran esfera negra llamada Gantz. Esta les comunicará que están muertos y que ahora sus vidas le pertenecen y serán obligados a derrotar el objetivo que ella les muestre con la ayuda de un traje especial y una serie de armas futuristas.
La premisa con la que parte el manga no puede ser más original e interesante, ya que nos expone esta especie de cacería postmorten como si fuera un juego, donde el que más objetivos se cargue conseguirá más puntos para poder canjearlos a cambio de volver a su vida y olvidar todo lo que ha pasado en Gantz, revivir a alguien muerto en Gantz o conseguir armas mejores.
Si a todo esto le sumas que el manga goza de una crudeza increíble tanto en dibujo como en historia te queda uno de los mejores manga que jamás se hayan hecho.

El manga cuenta ya con más de 300 capítulos en los que ha pasado de todo: han muerto innumerables personas y han resucitado otras tantas, se han jugado infinitas partidas (unas han durado dos capítulos y otras han durado tantos que parecía que jamás iban a acabar)y hemos visto más sangre que en todas las pelis de Tarantino juntas. ALERTA SPOILER: No continúes leyendo si no quieres destriparte la trama final, pero te vas a perder la mejor parte de la noticia. Pero hacía ya bastante que el manga había perdido el rumbo, el autor había decidido que para acabar su obra quería un final por todo lo alto, que explicase el gran misterio de que es exactamente Gantz como algo épico, pero lo único que conseguía transmitir era confusión y aburrimiento (porque los capítulos apenas tenían diálogo y el poco que tenía eran simples "¡Aahhh!"), ya no habían misiones, ahora el argumento se centraba (y se centra)en la invasión alienigena que estaba sufriendo nuestro planeta, que si esto ya es un poco confuso para los que leen el manga imaginate a alguien que este leyendo esto sin tener ni idea. Pero esta invasión tan bizarra ha resultado ser de lo más interesante y gratificante. Los humanos hemos sido capturados por una raza superior: más grande, más fea y más poderosa. Han arrasado nuestras ciudades, matado a nuestros seres queridos y por si fuera poco nos han secuestrado para llevarnos a su nave nodriza.
¡Ohhh! Bendita nave nodriza, ha sido el gran elemento que me ha reconciliado con este manga del cual ya había empezado a perder la esperanza. En ella hemos descubierto algo verdaderamente espeluznante, que hay alguien por encima de nosotros en la cadena alimenticia. En esta nave hemos visto que hay una ciudad exactamente igual a las nuestras, que estos aliens de metro veinte (se me da fatal lo de las midas) son como nosotros y que para ellos solamente somos unos pequeños insectos que están deliciosos para acompañar con una cervecita en una terraza o como reclamo turístico en un zoo. ¿Os suena la historia verdad? Sí, es exactamente lo mismo que hacemos nosotros con los animales de este planeta. Hiroya lo ha vuelto a conseguir, ha hecho que me den escalofríos al leerle y lo más importante que aparte la mirada con asco y miedo, algo que creía que jamás lo iba a conseguir la ficción, esa imagen de humanos siendo devorados a sangre fría por extraterrestres con apariencia casi humana o siendo aplastados como hormigas nunca se me va a borrar de mi cabeza.



Solo me queda decir que estoy impaciente por ver como se desenvuelve todo esto y que me parece increible que de un recurso tan trillado como es la invasión extraterrestre Hiroya haya sido capaz de sorprendernos una vez más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada