domingo, 17 de octubre de 2010

Man on Wire

Man on Wire es una película documental de 2008 que ganó el premio Oscar al mejor documental largo. Trata sobre el paseo que realizó Philippe Petit entre las Torres Gemelas de Nueva York sobre un cable suspendido a más de 400 metros de altura.
No es la historia de un loco, ni de un hombre que quería desafiar a la muerte. Es la historia de un hombre, un sueño y de como este lo volvió tangible.


Es curioso como un documental que no hace ninguna crítica a la sociedad ni al sistema sea capaz de sobrecogerte de esta manera y mantenerte con la piel de gallina durante toda la hora y media que dura. Y es que es una historia verdaderamente fascinante, que sobrepasa la imaginación de cualquiera. Philippe deseaba tanto realizar ese paseo entre las dos torres, la obsesión por cumplir su sueño era tan grande que superaba incluso el miedo de morir en el intento.
Y verlo ahí, suspendido encima del cable a más de 400 metros, tumbándose con toda la calma del mundo y observar una vista única en el mundo, que nadie más a parte de él podrá observar jamás... No hay palabras para describirlo.


¿Pero que motivos empujaban a Philippe a cumplir tal hazaña? No nos los dice, porque no tenía. Era su sueño y punto.
Sin duda una historia inolvidable. Un documental de obligada visualización a todos aquellos que tienen un sueño y totalmente prescindible a aquellos que no lo tienen, porque no sabrían apreciar la fascinante historia de Philippe Petit.

Para mí es bien sencillo, la vida debería vivirse al límite. Hay que rebelarse, no someterse nunca a las normas, renegar del merito propio, repetirse a si mismo, ver cada día, cada año, cada idea como un verdadero reto. Y entonces uno logrará vivir la vida en la cuerda floja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada