martes, 14 de enero de 2014

Burgos cuenta con mi apoyo

Estos días, por primera vez en muchos años, he vuelto a sentirme orgulloso de mí país. Lo que está sucediendo en Gamonal es de vital importancia para todos, no sólo para los vecinos de Burgos, porque estamos viendo una lucha entre el pueblo contra el poder opresor, corrupto, manipulador e intimidatorio. Un David contra Goliat. 

Barricada en calle Vitoria.
(imagen extraída del periódico digital Público)

Burgos cuenta con mi apoyo y a continuación voy a deciros por qué.



Para poder entender mejor la situación actual del barrio obrero hay que retroceder y saber como ha sucedido todo desde sus inicios. Un artículo de Ignacio Escolar que publicaba ayer en el periódico digital eldiario.es resumía perfectamente los hechos causantes de las protestas que estamos viendo actualmente. En resumidas cuentas todo comenzó hace dos décadas con la burbuja inmobiliaria en que Burgos se convertía en una de las ciudades con la vivienda más cara gracias a la corrupción urbanística. Esta corrupción se la debían a Antonio Miguel Méndez Pozo, dueño de una constructora y también del periódico más leído en Burgos "Diario de Burgos". Gracias a su poder e influencias Méndez era conocido como el "jefe" de Burgos hasta que a principios de los noventa fue condenado a siete años y tres meses de prisión, de los que únicamente acabó cumpliendo nueve meses. 
Ahora en Gamonal se quiere construir un bulevar en la calle Vitoria, que dejará sin dos carriles para los coches (actualmente tiene cuatro) y sin las plazas gratuitas de aparcamiento que ahora disponen. Por si fuera poco la obra costará como mínimo 8 millones (digo como mínimo porque todos sabemos como son las constructoras españolas, empiezan diciendo que costará X y en mitad de la construcción te disparan el precio a Y y te exigen que pagues (Panamá sabe de lo que hablo)) y se construirá un párking subterráneo en que cada plaza costará 19.800 € y encima en alquiler por 40 años. A esta obra hay que sumarle que va a hacerse en un barrio obrero, en una ciudad que actualmente tiene 18.000 personas en el paro, pero falta la guindilla, que el dueño de la constructora sea Antonio Miguel Méndez Pozo.
Sabiendo todo esto no es de extrañar que los vecinos de Gamonal no quieran saber nada de esta obra. Una obra en que se van a destinar 8 millones de euros de dinero público para un constructor corrupto en un momento de crisis como este y que encima les va a dejar sin plazas de aparcamiento gratuitas para pasar a costar 19.800 €.

Los vecinos no han empezado a manifestarse ahora, hace dos días. No, llevan meses mostrando su negativa hacia esta obra faraónica. Se han manifestado pacíficamente, han intentado hablar con el alcalde para hacerle llegar su descontento, pero nada de lo que hacían servía para nada. Nadie les escuchó. Llegó el día en que llegaron las excavadoras para empezar la obra y los vecinos de Gamonal pudieron ver como sus derechos estaban siendo pisoteados, como el alcalde había pasado de ellos olímpicamente y veían como su futuro iba a quedar decidido en contra de su voluntad. Fue entonces cuando todo estalló y sucedió esto:


Y por fin, por fin fueron oídos, que no es lo mismo que escuchados. La mayoría de medios de comunicación no han tardado mucho en hacer gala de su estilo de "desinformación". Se ha retratado a los vecinos de Gamonal como unos radicales, unos violentos que están destruyendo su propia calle para evitar una obra. Como si se les hubieran cruzado los cables. Aquí os dejo un ejemplo de desinformación:


Me parece de traca la reacción del presentador pidiendo que dejen hacer al reportero su trabajo cuando precisamente lo que está haciendo es dar información errónea ¡y luego temiendo por su integridad física! Como si fuera un corresponsal en Iraq. 

Es vergonzoso que cuando la gente sencilla se levanta para defender sus derechos y su dignidad nos preocupemos por unos contenedores quemados y unos cristales rotos. ¿Que hay de la gente que se está suicidando porque les están dejando sin nada? ¿Que hay de las familias que tienen que comer de la basura? ¿Que hay de los enfermos crónicos que están dejando sin ayudas? Eso no es violencia, eso es asesinato indirecto, es un genocidio que están provocando unos corruptos, mentirosos y extorsionadores borrachos de poder. ¿Ahora tenemos que preocuparnos por unos contenedores? ¿Queréis que me indigne porque un barrio esta bloqueando una obra y destrozando mobilirario público que ellos mismos han tenido y tendrán que pagar porque no les han dejado otra alternativa para que fueran oídos? ¿Estamos tontos o qué?

Hace nada en Ucrania podíamos ver revueltas del pueblo contra el gobierno porque este había truncado el sueño de su pueblo de poder entrar a la Unión Europea. Entonces sí. Entonces sí que los medios de comunicación se llenaban la boca informando sin parar, dando una cobertura 24 horas de los sucesos. Entonces sí que eran legítimos los destrozos en la calle. Claro, "¡Mirad como se están pegando para entrar en la Unión Europea! Esa de la que nosotros tenemos la suerte de formar parte."
Sin embargo cuando los sucesos de Hamburgo todos a callar. Con Gamonal no han podido hacer lo mismo porque está sucediendo aquí, en nuestro país y porque Twitter está que arde.

Ahora nos tenemos que hacer otra pregunta ¿Cual ha sido la respuesta? Por parte del gobierno ha sido bien sencilla: mandar a los perros. Ayer se desplegaban 130 antidisturbios de distintas ciudades para ir a Gamonal a ¿A qué? A sembrar el miedo. A silenciar la muchedumbre. A detener "radicales violentos" y partirle la boca al que hablara.
Sólo Gamonal sabe lo que ha pasado esta noche en Gamonal. Estuve despierto hasta las 2 de la madrugada intentando conseguir información sobre lo que sucedía, pero lo máximo que conseguía eran pocas fotografías, algún vídeo y mensajes alarmantes y llenos de miedo de vecinos de allí. Los medios de comunicación de este país callaban. Nuestros "periodistas" han decidido tomarse unas vacaciones. Aquí os dejo con lo que pude encontrar. Sacad vosotros mismos las conclusiones que queráis.

Enlace permanente de imagen incrustada  Enlace permanente de imagen incrustada


Atención al minuto 1:11 en el que vemos como un antidisturbios arroja una botella de cristal al aire.

Y ahora os dejo con las portadas de los periódicos de hoy:

Captura de pantalla 2014-01-14 a las 00.40.26Bd5ZsOOIEAA6qfMCaptura de pantalla 2014-01-14 a las 00.50.300fe970d073b299863bbb87e0f3e994a3Bd5cqNvIcAANr9v
(portadas extraídas del blog de Moe de Triana)

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, del Partido Popular, se escuda diciendo que esta obra iba en su programa electoral. Y yo le respondo "¿y qué?". Que te vote el pueblo no te legitima a hacer lo que te de la gana, ni siquiera a hacer lo que iba en tu programa electoral si el pueblo no quiere que lo hagas. Desconozco los motivos por los que ganó las elecciones, pero cualquier persona puede ver ahora mismo que el pueblo o una parte bastante relevante de él está en contra de este proyecto. Si esto fuera una democracia, ¡que digo democracia! Si el alcalde de Burgos fuese un buen alcalde, se reuniría con la asociación de vecinos de Gamonal y, como mínimo, escucharía los motivos por los que les parece mal esta obra. Pero lo que pasa en Burgos, es lo que pasa en España en general. Los políticos una vez en el poder no escuchan la opinión del pueblo. Incumplen las promesas que quieren y llevan a cabo otras que no quiere el pueblo, como por ejemplo la nueva ley del aborto. ¿Porque no se votan estas cosas? ¿Estamos legitimando a un partido político a hacer lo que quiera cuando le damos nuestro voto? ¿Es esta nuestra democracia?

Es por este motivo por el que decía al principio que lo que está sucediendo en Gamonal nos importa a todos. Lo que se está viviendo allí es un claro ejemplo de lo que estamos viviendo en general con el gobierno de este país (no solo el gobierno actual, sino el sistema político), la diferencia es que allí el pueblo finalmente se ha plantado, ha dicho "Ya basta." y se ha encarado al gran monstruo corrupto. Si esto termina en el olvido, si el bulevar se acaba haciendo en contra de los vecinos, si no se les escucha perderemos algo más que una calle, perderemos nuestra dignidad y la esperanza de que se haga justicia en este país. Pero si se gana, si la obra es cancelada y los vecinos de Gamonal pueden volver a sus casas sin miedo a que la constructora aproveche para seguir con la obra, crearemos un referente. Demostrarán que se puede luchar contra el de arriba y ganar y que el pueblo realmente tiene poder. 

Y es por esto que Burgos cuenta con todo mi apoyo. 

PD: Hace poco, en este mismo blog, os dejaba con un monólogo de Samsagaz Gamyi sobre las historias que llenan el corazón. Creo que esta es una de ellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada